Las celebraciones siguen siendo importantes, incluso en una pandemia