¿Debería su niña venir con usted a votar? - Girl Scouts

¿Debería su niña venir con usted a votar?



Evidentemente, llegar a un sitio de votación el día de las elecciones, ya sea que esté votando por el próximo presidente de los Estados Unidos o por el concejal local, es increíblemente importante, y es algo que puede (¡y debería!) compartir con su hija. 

"Algunos padres piensan que votar es un asunto demasiado serio para las mentes de los niños, que la política no tiene nada que ver con sus mundos y que es algo que los aburre,” dice la Dra. Andrea Bastiani Archibald, psicóloga de desarrollo de Girl Scouts, "pero eso no puede estar más lejos de la verdad. Votar se trata de usar su voz para defender lo que cree. Estoy bastante segura de que todos nosotros, como padres, independientemente de nuestras inclinaciones políticas, deseamos que nuestros hijos crezcan sabiendo que sus pensamientos y opiniones son importantes. Además, los candidatos que son elegidos para tomar oficina política estarán estableciendo el futuro de su niña, desde sus opciones educativas de hoy hasta sus realidades financieras cuando se convierta en una adulta.” 

¡Entonces sí! Debe llevar a su hija con usted cuando vote, pero también debe hablar con ella sobre lo que está sucediendo y por qué deberían estar entusiasmados de participar. Siga estas sencillas sugerencias para ayudar a su niña a convertirse en una ciudadana entusiasta y comprometida, ¡incluso antes de que tenga la edad suficiente para emitir su propia boleta! 

1. Hágalo personal 

Antes de dirigirse a su sitio de votación, hable con su hija sobre los candidatos y cómo la persona que termine ocupando la oficina política tendrá un efecto en las cosas que más le importan. ¿Ama la ciencia y aprender sobre el espacio exterior? Ayúdela a conocer lo que piensan los candidatos sobre el programa espacial y la financiación de la ciencia. Si le gusta el teatro y la danza, hable sobre cómo los candidatos han realizado alguna declaración sobre la financiación nacional para las artes. ¿Ella realmente ama los animales? Puede consultar las diferentes posturas de los candidatos sobre el bienestar de los animales. ¿Su niña sueña con tener su propio negocio algún día? Échele un vistazo a los planes del candidato para apoyar a los propietarios de pequeñas empresas. De manera similar, si ella comenzó un club de reciclaje en la escuela, discuta cómo se sienten los candidatos con respecto a diferentes problemas ambientales y cómo dicen que los afrontarían si tuvieran la oportunidad. Ya tiene la idea.  Su niña no tiene que tener un historial completo en asuntos extranjeros (aunque, ¡felicitaciones, si lo tiene!) para invertir personalmente en una elección y sus candidatos.  

2. Hágale saber por qué votar es especial 

Tener una opinión sobre cómo se maneja su gobierno es algo increíblemente poderoso y una oportunidad que ninguno de nosotros debería perder. Aquí en los Estados Unidos, todos los ciudadanos mayores de 18 años tienen derecho a votar, pero ese no es el caso en todos los países, y no fue el caso aquí hasta hace bastante poco. Hable con su hija sobre el hecho de que cuando se fundó nuestro país, solo los propietarios de tierras (en otras palabras: principalmente hombres ricos y blancos) podían votar. Las mujeres no obtuvieron el derecho a votar hasta el 1920, e incluso entonces, fue increíblemente difícil, si no imposible, que muchas afroamericanas, latinas, asiáticas americanas y nativas americanas votaran hasta la década de los sesenta. Eso significa que las "decisiones grupales" sobre temas que afectaron a todas las personas en el país se tomaron sin la participación de todo el grupo. Es como si la maestra de su niña decidiera qué juego jugar durante el recreo al someterlo a votación, pero dejara votar solo a los cuatro niños más altos de la clase. Incluso los niños más pequeños pueden ver que eso no es justo, por qué todos deberían opinar. 

3. Prepárela para el sitio de votación  

Ensénale lo que es votar en realidad. Hágale saber que puede haber mucha gente en la fila y que probablemente tendrá que esperar un rato para tomar su turno. ¡Pídale que piense en un libro o un juguete que no haga ruido que le gustaría traer para que no se aburra! Y asegúrese de que sepa que no puede decirles a otras personas en la fila por quién deben o no deben votar, a pesar de lo emocionada que pueda estar con su candidato. Eso se considera "electoralismo" (en otras palabras, tratar de convencer a la gente que voten por un candidato determinado) que no está permitido a menos de 100 pies de un lugar de votación. 

4. ¡Llévela con usted! 

En el gran día, llévela con usted a votar. Los niños pueden ir con sus padres a los sitios de votación en los 50 estados, así como en Washington, D.C., pero algunos estados tienen ciertas reglas sobre la cantidad de niños permitidos, por lo que es una buena idea llamar a la comisión electoral local con anticipación si está planeando traer más de uno o dos hijos. Cuando llegue a su cabina de votación confidencial, llene la boleta usted mismo, luego haga que su hija tire de la palanca, presione el botón o ayude a introducir su boleta en la máquina (¡o como se haga en su área!). El tomar una parte activa en su voto le dará una impresión más duradera y la ayudará a sentirse más como una participante activa en la elección. 

5. Haga un seguimiento por su futuro 

¡No deje que el momento de la enseñanza termine en su sitio de votación! Asegúrese de que su niña sepa cómo resultó la elección. Dígale cuántas personas en su área se presentaron para votar y cuántas personas en su estado: a ella le encantará saber que fue parte de algo tan grande e importante, especialmente si no hubo muchas personas en los sitios de votación cuando usted votó. Si su candidato favorito ganó, siéntese con ella y escriba una tarjeta de felicitaciones al ganador. Si perdió su candidato favorito, hable con ella sobre la importancia de votar de todos modos, porque el gobierno necesita saber que hay muchas opiniones diferentes en nuestro país. Luego, pídale a su hija que escriba una carta a su candidato diciéndole cuánto cree en ellos y que aún apoya sus ideas, y cuáles en particular, incluso si no ganaron la elección. El punto es que su niña sepa que su voz cuenta incluso si no tiene la edad suficiente para votar.